Páginas

Bienvenidos

Bienvenid@s

lunes, 27 de septiembre de 2010

Historia del tricot : S. XX , nuestras experiencias



Hoy os hago mención de las experiencias aportadas desde otros blogs o foros de ravelry.
Algunas de ellas os las traigo directamente y otras tendreis que visitar su página.
Con ello todavía podeis añadir vuestra experiencia , vuestros recuerdos si todavía no lo habeis hecho.

Alejandra de Mexico- Pelito en Ravelry comentó esto:

Mi mamà hasta donde recuerdo tejìa crochet con hilo super delgado, hacìa una especie de fundas para las làmparas, se quemaban de arriba, de la parte del foco y volvìa con su tejido, ademàs bordaba con hilo de seda color dorado en tul, hacìa pañoletas para ir a misa, aparte de ella nadie en mi familia teje, ni borda, claro!! excepto ¡¡¡yo!!
Muy bonita idea, dicen que recordar es viviry a mì esto ya se habìa olvidado!!

Noel desde Minessota:
Hola Rosalia! Pues a mi me enseño a tejer mi mama en el año 1961. Yo era una nena y tejia para mis muñecas. Me imagino que mi mama me arreglaba todos los errores que cometia. No se donde compraba fibra pero si me acuerdo que los palillos eran de plastico, flexibles, parecidos al carey. Luego, en Chile en la decada del 70, todas mis tias tejian. (mis tias nacieron entre los años 1903 y 1920) Si uno queria un sueter, no se compraba hecho, se tejia a mano, y las tias que ya tenian nietos, tejian como maquina mientras miraban las telenovelas. No las vi tejer ni calcetines, ni encajes, ni maravillas como los tejidos irlandeses. Les gustaban los cables o algun otro punto, pero muy sencillo. En esa epoca las lanas eran casi todas 100% lana de oveja, o de algodon, todas ya en madejas. Se compraban por unidad o por bolsa. Tejer era algo social; nosotras las chicas nos juntabamos a tejer “poleras” de mangas cortas o sin mangas, de verano en colores fuertes en algodon. Los modelos los sacabamos de revistas importadas, y habian muchas.

Me acuerdo que muchas veces en el microbus que yo tomaba o a la escuela o a la universidad, siempre iban señoras tejiendo. Ellas tejian casi exclusivamente en forma continental. Sin embargo en mi familia se tejia en forma “inglesa” o a menos asi decian mis tias y mi mama. Con la lana en la mano derecha, pero sin soltar el palillo tejian muy rapido.

En algun momento en la decada de los 80, introdujeron las lanas de acrilico. Yo me vine a EEUU en el 79, y cuando volvi a Chile, esto de tejer habia “pasado de moda” un poco. Ahora realmente es mas facil encontrar lanas Chilenas en EEUU que en Chile. Quedan muy pocas tiendas dedicadas a la industria y lo que venden son mas que nada acrilicos. En el sur se consiguen lanas, pero hay que saber donde ir. En las ferias artesanales venden madejas de lana, pero a lo mas encuentras un par de canastos con unas pocas madejas. Antes, habian muchas tiendas o dedicadas a las lanas o que al menos con un buen surtido; ahora es mucho menos. Quizas con la moda de las bufandas vuelve a surgir esta artesania tan linda.

Albis de Barcelona:

Bueno, yo no puedo aportar mucho porque soy muy joven, hace pocos años que tejo y en mi familia no hay mucha tradición de tejido, yo aprendí por mi cuenta.

Lo que sí recuerdo es que de pequeña (7 u 8 años) mi abuela me enseñó algo de crochet. Pasaba bastante tiempo con ella y, para que no me aburriera, me explicó cuatro cositas. Recuerdo que al principio pasaba horas haciendo cadenetas que medían docenas de metros y luego hice una bufanda para mis Barbies practicando el punto alto o el punto bajo, aunque no estoy segura de que fueran esos puntos, ya que ella sencillamente me enseñaba a hacerlos y no me decía lo que eran. Mi obra maestra de la época fue un tapete en redondo que le hice a mi madre y que jamás vi utilizar, jeje, después de eso ya no hice nada más. Actualmente no hago crochet, pero me acuerdo de algunos puntos y creo que no me resultaría difícil re-aprender, pero no me llama mucho.

En cuanto a los hilos, siempre eran perlé y siempre en crudo, yo tenía verdaderas batallas con mi abuela para convencerla de comprar otro color.

Hoy en día casi no ganchillea casi nada, pero eso sí, tengo toas las toallas y manteles de mi casa con puntillas. Siguen siendo en crudo, pero por lo menos he conseguido que estas toallas y manteles sí sean de colores.

Y ya está, poco más puedo contar.

Helen de Guatemala:

Disculpa que hasta ahora tengo unos momentos para darte una respuesta bien pensada.

Tengo 53 años, y nací y crecí en EEUU. Empecé a tejer (ganchillo y tricot), coser y bordar cuando era muy pequeña - no te puedo dar una fecha específica, pero ya con cinco o seis años tejìa.

Soy la tercera de diez hermanos, y el dinero siempre era un poco escaso durante mi niñez. Mi mamá cosía y tejía mucho porque en este entonces era mucho más economico confeccionar las prendas en casa. Hacía blusas, faldas y vestidos para las niñas; camisas y pantalones para los hombres; pajamas y abrigos para todos; y vestidos para ella misma y camisas para mi papá. Tejía principalmente suéteres y prendas para bebés. Mis recuerdos de mi niñez incluyen ver a mi mamá sentada a la máquina de coser o con agujas en las manos cuando veíamos tele en la noche. Todos sabíamos que no se podía dirigirle palabra alguna mientras contaba los puntos en las agujas, y nos acostumbrabamos a que mamita nos llamase a pararnos enfrente suya para que pudiese medir las prendas en nuestros cuerpos.

Mi mamá tejía con lanas económicas y resistentes, lo cual implicaba lana de oveja rústica y más tarde, cuando entró en popularidad, lana de fibras sintéticas, incluyendo orlon, nylon, y acrílico. Tejía suéteres funcionales, calientes y de colores básicos que combinaban con todo. Le gustaba hacer trenzas y otras puntadas de fantasía, pero no mucho trabajaba con diseños de varios colores.

Mi papá trabajaba con madera, y fabricaba muebles para la casa y juguetes para los niños. Siempre teníamos camitas y roperitos para nuestras muñecas, y cenabamos a diario en la mesa hecha por las manos de mi papá. También siempre tenía un huerto de verduras y frutas, las cuales comíamos a diario. Supongo que era inevitable que yo hiciese trabajos manuales, y aunque tejer y coser ha sido lo más consistente, he probado y practicado muchas manualidades tras los años. La idea de hacer las cosas una misma se me inclucó desde que nací, y mientras escribo estas palabras me caliento con una chamarra que tejí, uso una falda que cosí y un suéter que tejí. No puedo imaginar una vida sin confeccionar cosas que me sirven a diario, desde el adorno en la pared hasta el trapo que utilizo para lavar los trastes. Aún soy incapaz de ver tele sin dedicarme a algún trabajo manual al mismo tiempo. Se trata de valores que han sido parte de mi vida, y espero que siempre lo sean.

Ivanita que vive en Lérida:

Hola Rosalias! Te cuento que a mi me enseñó lo básico mi abuela. La verdad es que no recuerdo mucho porque era pequeña, pero sé que era complicado porque soy zurda y ella tenía poca paciencia :-), y al final no sé por qué pero hago ganchillo con la izquierda y punto como si fuera derecha…
No prestaba mucha atención a los materiales. Tengo el recuerdo de unos jerséys que nos hizo iguales a mi mamá y a mí, muy ochentosos, en verde y azul…aunque a mi madre le daba palo que los usáramos a la vez…curiosamente las habilidades manuales y culinarias se saltaron una generación; mi madre es un desastre!!!
Con casi 20 años, viviendo todavía en Argentina, tuve una suegra con mercería/lanera que era una máquina tejiendo, me ayudó a perfeccionarme. Tenía una colección impresionante de revistas y recuerdo que en esa época se usaba mucho lo de mandarse a tejer prendas. Supongo que con la crisis se habrá acabado, porque cobraba carísimo! (pero justificado).
Y actualmente, como casí todas, mi “abuela” es el Youtube y Ravelry para aprender nuevas técnicas y buscar diseños.

Espero que te sirva mi experiencia, besitos!

RobYn de Londres

Oooh… it’s funny to think back. My gran used to knit and crochet all the time, always improvising, never from a pattern. Mostly I remember her crocheting though I know I also got given Fair Isle sweaters. The thing is, she was very, very thrifty, and only used the cheapest yarns she could find. (She was the same with sewing fabrics.) She used to go to flea markets and buy great big lots of awful, awful acrylics in the most heinous colours. And I don’t remember her ever actually checking our measurements either, so these sweaters never fit. They felt horrible in so many ways. Sometimes they looked good, but I always hated the colours she liked on me. (Camel, peach…) She was a truly creative and talented woman - but her efforts weren’t perhaps very well directed…

My mom also knits, crochets and sews - at least, she can do all of those, very well. But I find it hard to remember her doing all that much of any of those. I think in my childhood, she mostly did machine knitting. She had better taste in yarn (no more money, but she spent it more carefully) and I remember beautiful, soft, lacy things - mohair batwing sweaters for my sister and me (it was the 80s, we loved them!); exquisitely draped dresses for herself. She devised a really cunning seamless dress design - it must have been knit side to side, with short row shaping. So elegant. But apart from those things I don’t remember her actually producing very much, just playing around with her machines a lot! (As in, taking them apart and fixing them and so on…) Nowadays she does tatting and lacemaking.

Robin nos explica que su abuelatricotaba y crocheteaba siempre. Impovisaba, tejía fairisles con las lanas más baratas que encontraba, cuyos colores y medidas tampoco le satisfacían.Ella nos dice que posiblemente era una gran creativa y talentosa mujer pero quizás no supò encontrar un camino donde demostrarlo.

La madre de Robin crochetea, tricota y cose y lo hace bien. Recuerda de su infancia que su madre tricotaba a máquina, utilizaba lanas de mejor calidad y recuerda prendas agradables con calados y lanas suaves para ella y su hermana en los años ochenta. Le hacía vestidos sin costuras. Actualmente no hace muchas cosas, se dedica a hacer cosas más delicadas ( lace and tatting).

Podeis leer el comentario de Gaby aquí y allí muchos más. Haré la traducción de los que están en inglés proximamente.

En Lanezilandia podeis encontrar las vivencias de una activa mexicana

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...