Páginas

Bienvenidos

Bienvenid@s

miércoles, 15 de septiembre de 2010

Siguiendo con la historia: El siglo XX




¡què une a estas mujeres ?
¿Eran de clase acomodada, trabajaban para alguien...?
¿Qué técnicas usaban? ¿Qué prendas hacían?.... chales, ropa interior , guantes...
El siglo veinte hizo que el tricot llegara hasta la casa más humilde. Consiguió ampliar los tejidos a todas las prendas imaginadas y a objetos para la casa -prácticos o para decorar-.
Mientras el tejido del punto avanzaba inexorablemente por las máquinas industriales con las fibras más finas de hilados inimaginables el tricot manual avanzaba por caminos de creatividad que nos dejaban atónitos década tras década.
Del siglo veinte hay mucho que contar .
Me gustaría que hicierais comentarios- seais de dónde seais- explicando vuestro conocimento sobre el tricot de vuestras madres y abuelas. Qué hacían, cuando tejían, qué fibras usaban, porqué tejian...
Si sabeis de algún libro, vídeo o revista que hable de ello...dadme pistas.

27 comentarios:

  1. Mi abuela tejía conjuntos de calcetines, camiseta y braguitas todo a juego.Hacía maravillas. Cómo me gustaría haber conservado alguno. Mi madre, siempre me tejía jerseys y no me los quitaba de encima. Eran tan cómodos!!

    ResponderEliminar
  2. Yo recuerdo de mi infancia las señoras que cuando hacía buen tiempo salían a la calle con sus sillas y su calceta. Colores oscuros para las señoras y azulitos, rosas y blancos para los niños. Ochos, puntos con relieve para los hombres; jerseys , chaquetas , calcetines, gorros. Yo me paraba a mirar cuando venía de la escuela.. y así me va ahora.
    En las épocas primaverales salían con la angora blanca y rosa y tejían encima de una toalla para que el pelo no les llenara la ropa.
    Ya al final de los años seteta aquellas clases de punto se trasladaron a las tiendas de lanas. te guiaban para hacer un jersey.

    ResponderEliminar
  3. Mi abuela bordaba sobre tul con hilo de seda! Recuerdo cuando era pequeñita que mi padre le construyó un bastidor enorme de madera (o al menos a mi me lo parecía). No quise que me bordara el velo de novia, pero guardo dos chales enormes, uno blanco y el otro tul negro bordado en hilo dorado. Son una maravilla!

    ResponderEliminar
  4. En mi país, Letonia, las mujeres han tejido siempre. Antes de que existía el punto, utilizaban la técnica de aguja.
    Tejían sobre todo los calcetines y manoplas (pon en Google "latvian mittens" y da a imágenes). Utilizaban lana de oveja.
    En el siglo XX los materiales ya eran más diversos igual que las prendas tejidas. Yo de niña tenía todo lo típico: los jerseis tejidos por mi abuela, los calcetines, por mi madre hasta que empecé a tejer yo misma.

    ResponderEliminar
  5. Yo me acuerdo de ver a mi abuela pasarse horas haciendo bolillos, yo siempre le pedia que me enseñara, pedo ella nunca quiso hacerlo ,por que?, pues por que era un chico y eso no estaba bien.

    ResponderEliminar
  6. Siento no poder ayudarte ne tu busqueda.

    Quiesiera resaltar que me encantan tus faldas..yo me compre un vestido en Mango...pero vamos nada que ver a tus modelos...me encanta el punto pero no lo se hacer.

    Soy nueva por tu blog, ademas vivimos cerca..yo tambien soy Catalana de bcn.

    Un abrazo amiga y encantada de estar por aqui.

    Merche

    ResponderEliminar
  7. Hola Rosalia,
    venia especialmente a saludarte y como siempre me despiertas curiosidad y admiracion.
    Fascinante cuando una lee la historia del tejido, lo hacian mas por necesidad y ahora mas porque despierta nuestra creatividad.
    Hay mucho escrito pero este resumen me encanto
    http://knitknitting.com/knittinghistory.htm (se que sabes ingles por eso lo menciono)
    Yo vengo de familia muy industriosa, no conozco a nadie en mi familia que no teja o cosa sus ropas. Mis 2 abuelas,bis abuelas,mi madre, tias,mi hermana, todas!Estoy segura que eso esta en los genes. Porque por ejemplo en la familia de Jimmy (mi esposo) nadie cose o borda o teje...?, todos se pasan sus horas de ocio leyendo, escribiendo-nunca una aguja entre sus dedos...
    Estoy segura esta en los genes jeje
    Los tuyos si que deben ser ancestrales!
    Habra algo que no sepas hacer?
    Y todo tan perfecto, tan bello.
    Tu falda mas abajo me dejo suspirando.....
    Besos amiga y que sigas disfrutando de un regio fin de semana.
    Dolly

    ResponderEliminar
  8. I really tried to answer to you, but everything seemed to get lost in translation ;D

    ResponderEliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  10. Knitting in Transylvania was not common at the beginning of XX century.
    Later it became the handicraft of ladies in towns.
    When I was a child (I was born in 1976), my mother knitted sometimes, but in shops you could only find a few types (2-3) of acrylic blends or cotton-yarn (that was not used for knitting). Or there was that rustic wool - which irritated the skin.
    My grandmothers did not know how to knit.
    You know, even now, it is hard to find good quality yarns in shops - handicraft here is not so well spread. I do not know anybody in the town where I live, who knows more than knit/purl, yo and k2tog...

    ResponderEliminar
  11. Hello Rosalia, in my family was much knitting.All the socks needed were knitted by my mother and grandmother using wool yarn. Clothes for the children were made from wool for the winter and cotton for the summer. Sweaters and cardigans for the adults also. I am born in WW2 and all my clothes were knitted or crocheted from homespun wool yarn.I still have a little knitted dress with embroidered flowers from the time I was 2 years old:) I have pieces knitted by my grandmother when she was a child.( born in 1883)It is a sampler with many different stitches, made from cotton yarn. I think I will make photos of those pieces and put it on my blog one day. It might be nice for many other people too, to see it.

    ResponderEliminar
  12. Rosalia, I forgot to tell you that I grew up in the Netherlands. Not in Norway. But I see it was here in Norway much the same. Much knitting history here also!

    ResponderEliminar
  13. Hi Rosalia!
    I am not an expert, so it’s difficult for me to say how did … developed in Poland.
    Spinning and weaving was certainly popular in the country. In practice, in every house in villages there would be a wheel and a loom . The materials were used to make bed covers and clothes, which were additionally decorated with embroidery.
    In the XIX century, you could have certainly noted the development of textile industry, but I’m not sure if it was connected to hand knitting in any way.
    In my family, women generally embroidered.
    All the best :)

    ResponderEliminar
  14. Thanks everybody for your participation. I enjoy with these comments that give to me more culture about knitting in the world.
    In the future I'll translate to spanish and english the content of your comments referring to your blogs.
    Gracias a todos por participar. Disfruto con estos comentarios que me enriquecen y me añaden cultura sobre el tricot.
    Proximamente cuando tenga algunos comentarios más los traduciré al español y al inglés haciendo referencia a vuestros blogs.

    ResponderEliminar
  15. Una tía abuela hacía unas toquillas de ganchillo preciosas, también hacia vestidos para las muñecas a ganchillo,venia a casa de visita y sacaba la labor del bolso, ella fue de las personas que me enseñaron a hacer ganchillo, mi abuela paterna, siendo ya mayor no paraba de hacer tapetes para las mesas,colchas, los tejía con algodón egipcio, mi madre todavia conserva alguno, ella también fue de las personas que me enseñaron a tejer y hacer ganchillo.
    Mi madre tiene un precioso ajuar que bordó a mano en su juventud, preciosas sábanas bordadas. Pero de los trabajos más delicados que he visto son los que realizaba la madre de mi suegra, esta señora hacia ganchillo con hilos finísimos, que parecían encajes, yo creo que usaba hilo de hacer bolillos, labor que también hacia. También hacia ganchillo con horquilla. Por lo que me cuenta mi madre se ahorraba dinero para comprar los hilos, las telas... y las chicas iban preparando su ajuar.
    Yo recuerdo que de pequeña tenia conjuntos de braguitas y camisetas tejidas de perle.

    ResponderEliminar
  16. Welcome Anice and January my home!
    Gracias a todos por vuestros comentarios. Podeis seguir opinanado en este post o en el último que haga.
    Francisca muy enriquecedora tu aportación, pero no me has dicho de dónde eres.
    Se me está ocurriendo que con todas estas ideas hasta se podía hacer un relato.
    ja, ja!

    ResponderEliminar
  17. Hi Rosalia,

    I have written a little bit of personal knitting history on my blog, but it is in Dutch (because my whole blog is in Dutch) see http://borduurblog.blogspot.com/2010/09/persoonlijke-breigeschiedenis-1.html . The picture is showing a little elephant my mother or grandmother knitted for me in the 60's. I am planning to write a little bit more on my blog and if you are having big translation problems, please contact me.

    ResponderEliminar
  18. Hola!!
    Recien vengo a contarte mi historia alrededor de los puntos..
    Crecí viendo a la hermana mayor de mi madre tejer, cosa rara en una niña pero me fascinaba lo que ella me hacía con sus manos, ya que una criatura siempre espera un juguete..

    Mi abuela y sus hermanas tambien tejian, en casa mi madre sabe pero no lo practica, mi hermana y sobrina si lo hacen. Yo formalmente empece cuando tenia 8 años y no lo he podido soltar!

    Aprovecho cualquier oportunidad para invitar a quien se deje a unirse a esto de los puntos.

    Gracias por tu labor!!
    Besitos

    ResponderEliminar
  19. Hola Rosalia, me encanta tu idea de asamblar una pequeña historia del punto internacional.

    ResponderEliminar
  20. Aqui al lado me tienes a mi a los 2 años mas o menos y por su puesto con un sueter hecho por mi abuela con autentica lana de recuperacion de la posguerra berlinesa;casi siento todavía su picor en mi piel.
    A lo que ibamos: Creo que en Alemania los asuntos de tricotar era cosa de hombres en su tiempo. Todavia hoy puedes observar los viejos pastores de ovejas en el campo, apoyados en sus largissimos palos y con el juego de agujas de hacer calcetines entre sus manos.Por descgracia los marineros parece que ya no tienen tiempos de espera que matar, pues antes fabricaban unos encantadores sueteres de muestras(parecidos a los irlandeses).Recuerdo tambien haber visto una fabulosa combinacion de color rosa palido trabajado en un hilo finito finito y con muestra de un complicado calado hecho por mi padre para su madre.Hoydía si se lo recuerdas se sonroja de vergüenza; y eso porque?
    Las mujeres se dedicaban mas bien al punto crochet, pero esto con mucha dedicación.Todas las cosas de casa se hacía a mano.
    Yo aprendí hacer punto de mi abuela y de mi madre.Que siga la historia!!! ( Pero díme, Rosalia, como se interesa a una sobrina quinzeañera rebelde por el oficio)

    ResponderEliminar
  21. ¡Hola! Soy de México. Yo viví toda mi infancia y adolescencia viendo tejer a mi abuela. Hacía crochet, principalmente carpetas y manteles delicadísimos, de los cuales todavía conservo algunos. Usaba hilaza de algodón, blanca en su mayoría,aunque recuerdo un maravilloso mantel que tejió para regalo en una hilaza verde matizada. Aún tengo sus ganchillos metálicos, super delgaditos. No entiendo cómo lo hacía, aún cuando sufría de artitis y sus dedos estaban ya deformados. Acabo de subir a Ravelry un chal que ella tejió hace muchos años, un modelo sencillísimo de crochet pero que perdura hasta ahora. Me sorprende que le era más agradable tejer algo delicado, aunque le tomara mucho más tiempo.

    ResponderEliminar
  22. Agradeciendo tu invitación a compartir mi historia "tejida" aquí estoy.
    Aprendí con seis años a tejer. Soy de la generación "Nancy" y me gustaba mucho jugar con esta muñeca y cambiarle la ropa. Mi tia Elena, la hermana mayor de mi madre, me enseñó a tejer para que le pudiera hacer cosas a mi nancy. Luego me regalaron el telar de la srta.pepis ¿recuerdas aquella marca de juguetes? e hice más de una y de dos mantas para los muñecos de casa. Mi abuela Antonia, la madre de mi padre, me enseñó a hacer ganchillo y calcetines, cosas ambas que olvidé pronto. Mi abuela se pasaba la vida haciendo ganchillo, colchas de cuadraditos que iba regalando a cada nieta, incluidas las políticas, para cuando se casaran. Lamentablemente, yo no tengo colcha de mi abuela, pues murió antes de que me casara, pero sí unas puntas de ganchillo para sábanas que guardo. Mi abuela gastaba kilos y kilos de perlé...
    Durante mis años de universitaria tejí para una tienda de lanas de mi barrio y para encargos varios que me hacían amigas de mi madre. Usaba mucho las lanas de Pingoin Esmeralda. En aquellos años también le tejía cosas al noviete que tenía, y para contradecir la leyenda urbana, no rompí con él sino que me case. Dejé de tejer durante 10 años y volví a hacerlo al nacer mi hijo el mayor y estar pasando una temporada en USA. Llegué en medio de la fiebre del stitch and bitch y el re-enganche fue definitivo.
    Actualmente, trabajo para Rowan como consultora de la marca.

    ResponderEliminar
  23. Hola Rosalía, qué interesantes comentarios que recibiste!!! Son muy valiosos!!! En mi caso personal, recuerdo adorar unas puntillas que habían hecho las mujeres de la familia de mi papá. Eran preciosas, tanto es así que las usé para hacer ropa nueva, con la ayuda de mi mamá, claro. Creo que ella aún las conserva.Recuerdo a mi tío Enzo (primo de mi madre) tejer las medias con las 5 agujas. Era un tío muy divertido y buen mozo al que yo adoraba, y no entendía muy bien por qué tejía, hasta que mi mamá me contó que durante la 2º guerra mundial él y su hermano se ganaban algunas liras tejiendo para los soldados en Italia!!! Vinieron a la Argentina y formaron sus familias y tejieron las medias de sus hijos. Yo aprendí en el cole, desde muy chica, luego tejí para amigos, novios y para mi primer bebé. Luego de unos años, volví con fuerza a este hobby maravilloso que ya no pienso abandonar nunca más. Ahora también hilo, y vivo rodeada de fibras y colores, junto a mi rueca, e ilusionándome con los nuevos hilados y las próximas manos que los recibirán para tejer.

    ResponderEliminar
  24. Mi abuela tejia ropa para bebe, y jerseys para todo el mundo. Lo curioso es que no fue mi abuela quien introdujo a mi madre en el tejido.
    Segun mi madre fue un guardia civil que se aburria en el cuartelillo en el pueblo quien la enseño a tejer. En la actualidad la unica que teje en mi casa soy yo, pero recuerdo a mi madre enseñandonos a mis hermanos y a mi a tejer cuando eramos pequeños, de esta forma consiguio' q no nos pelearamos tanto. Entre nosotros teniamos pequeñas competiciones para ver quien era el primero en terminar de tejer una funda para la flauta del colegio. :)

    ResponderEliminar
  25. Muchas gracias a todos por vuestras encantadoras historias. Me encanta ver el cariño del recuerdo, las coíncidencias de costumbres y los pequeños o grandes detalles personales de cada una.
    Podeis añadir lo que querasis porque a veces cuesta encontrar en la memoria todo lo que está guardado en ella.

    ResponderEliminar
  26. Hola Rosalía. Tengo recuerdos sobre el punto y el ganchillo desde muy pequeñita porque mi madre y su hermana hacían muchísimo. Mi tía era muy hábil, original y hacia todo tipo de labores (vestiditos, zapatillas, gorros, jerseys, ropa de muñecos) le gustaban muchos los "ochos" y recuerdo especialmente un jersey que hicieron con el negro como color base y con trozos de diferentes colores y formas (pero todo tejido a la vez) que quedaba muy original. Ella me compró con 12 años unas agujas de punto y 2 ovillos de color naranja. Me pasé horas y horas haciendo y deshaciendo (porque luego fuí un poco autodidacta)y desde entonces no he soltado las agujas. A mi madre le encantaba hacer punto y ganchillo, era muy meticulosa y pulcra, todo le salía estupendamente pero no era tan imaginativa y se centraba sobre todo en jerseys. Tejió la ropita de bebé para sus nietas y yo todavia tengo guardados los que tejió para mis chicas (en mi página de ravelry tengo un "proyecto" que son algunos de esos jerseys).
    Compraban la lana en "El gato negro" que es una tienda que lleva montones de años abierta en Madrid, junto a la Plaza Mayor. Yo recuerdo ayudarlas a devanar las madejas de allí.
    También en otras tiendas (porque cuando yo era pequeña había muchas tiendas de lanas)y me encantaba olerlas y ver los colores cuando iba con ellas a comprar.
    Usaban agujas de acero, que eran muy malas porque cuando les sudaban las manos la lana no se deslizaba bien y era un coñazo y lo digo por experiencia propia porque también tejí en ellas.
    Y por último te quiero contar algo que, aunque suene raro, me pasa: yo guardo las labores que termino y que voy acumulando para regalar o para mis futuros nietos y esas labores (lo juro) huelen SIEMPRE a mi madre y no estoy loca que mis hijas también se han dado cuenta... besos y gracias por darnos la oportunidad de contarte esas pequeñas cosas que para nosotras creo que son muy grandes

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...