Páginas

Bienvenidos

Bienvenid@s

jueves, 25 de marzo de 2010

La edad contemporánea: la revolución industrial.



La revolución industrial siguió imparable y las máquinas suplieron a las manos. No solo tejían cada vez más prendas sino que hilaban ,siendo el hilado obtenido más uniforme permitiendo unas prendas más refinadas y mejor acabadas. La maquinaria para tejer fue primero circular y luego lineal. Inglaterra siguió con el auge de la industria textil.
Los grandes gobernadores como la Reina Maria Antonieta y el Rey Federico de Prusia fueron grandes aficionados al tricot.
En las guerras napoleonicas ya se puso de moda tejer calcetines para los soldados. También había diferencia entre los tejidos para clases bajas y altas. El color se reservaba para los pudientes. Los tejidos en la fibra natural eran destinados a las prendas más sencillas y a las clases más bajas. De ahí la valoración por el color de los tejidos más étnicos, que más adelante hablaremos.

En el siglo XIX las ilustraciones de moda presentes en los diarios mostraban modelos de tricot con sus explicaciones.
Fibras como la angora se comenzaron a utilizar a mitad del siglo XIX.
Las mujeres que seguramente habían estado en la retaguardia en épocas an teriores tomaron un papel protagonista. Lo manual convivía con lo industrial.
Se multiplicaron los puntos trabajados en todas las técnicas: cables, calados, jackard. El punto estaba presente en todas las prendas básicas, en adornos de prendas tejidos de otra manera y empezaba su uso para otros elementos de la casa.

1 comentario:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...